domingo, 15 de junio de 2014

Analizando junio 2014

Planteado el qué, vayamos al cómo.

Durante el curso, como ya se ha mencionado, se han realizado 13 pruebas. Son muchas, así que en alguna se puede fallar, no ir, no tener ganas de ir... En cualquier caso, la gran mayoría, alrededor del 85 % del alumnado ha hecho 11 o más de esas pruebas. Hay un poco de trampa, el examen final, solo hay uno, hay que hacerlo si se quiere aprobar. Pero más o menos: el 22 % no se presentó el miércoles 11 de junio y eso se distribuye entre todas las categoría por debajo de 13. Los números de la imagen anterior solo reflejan haberse presentado a los controles, no que se haya obtenido más o menos nota –no se aplica el concepto de aprobado-suspenso hasta el final del todo, en la suma de todas las notas.

Lo que está claro es que marca una proyección de cuál va a ser el resultado. 
  • De los que lo han hecho todo, casi 2/3 partes del alumnado, más de 1/3 consigue aprobar.
  • Si les falta una nota, 1/5 del alumnado, entonces les cuesta más aprobar y ni 1/6 de este grupo consigue el aprobado.
  • 21 estudiantes tienen 11 notas. De ellos, solo uno ha conseguido aprobar.
  • Haber hecho solo 10 o menos pruebas es un no apto seguro. 

Como viene siendo habitual desde el inicio de los grados, Multimedia obtiene mejores resultados tanto de participación como de éxito. No vamos a continuar comentando las diferencias entre Multimedia e Informática, los datos están ahí.

En resumen, la asignatura exige un alto seguimiento aunque, insisto, eso no implica la seguridad en obtener una calificación suficiente.

Más curiosidad me provoca saber qué necesitaba cada uno el día del examen final. Recordemos, el 11 de junio, día del examen, ya se habían hecho todos los SQL e Intermedios, 12 notas. Se necesitaba un mínimo de 10 puntos para sumar todas las notas hasta el aprobado. Puesto que el examen constaba de 4 preguntas, todas con la misma puntuación, responder correctamente a una pregunta era conseguir esos 10 puntos.


  • 51 alumnos necesitaban menos que eso, tenían 70 puntos o más con todo lo que habían hecho hasta ese día  –el máximo posible sería 110. Pues, de ellos, la cuarta parte no culminó ni esa pregunta mínima.
  • 47 estudiantes tenían entre 65 y 70 puntos, es decir, igualmente necesitaban una única pregunta correctamente resuelta por el mínimo exigido. El resultado aún peor, ni la mitad de ellos lo consiguieron.


En el examen final, lo que ocurrió fue esto:

Aunque la corrección del examen no es exactamente así, he categorizado la población de 4 a 0, número de preguntas correctamente respondidas. Las preguntas, todas con respuestas muy concretas, soluciones a supuestos muy básicos, podían terminar estando "bien", "regular" o "mal". Así que dos preguntas "regulares" las convertimos en una "bien", y eso es lo que refleja la tabla. Evidentemente, los datos que se muestran se corresponden con los presentados a la prueba.

En cualquier caso, y aquí viene lo revelador de todo el asunto, 
  • solo una persona ha hecho un examen perfecto. Entiéndase perfecto como que se le ha puntuado con la máxima nota. El 0% simplemente es efecto del redondeo.
  • En total, que hayan conseguido 2 o más respuestas correctas solo tenemos un 20 %, una quinta parte de los estudiantes.
  • Más de la mitad no ha sido capaz de responder ni una pregunta –puede haber obtenido un "regular".

El examen no era ni más fácil ni más difícil que los muchos que ya hemos hecho en estos años. Entre avisos varios y tradición, el armazón y tipo de preguntas se ha mantenido constante con las variantes naturales –no vamos a poner el mismo examen en todas las convocatorias.

Obviamente, hay cierta correlación con una nota alta antes del examen FINAL y aprobado en la asignatura. Aún así, ha habido gente que se ha confiado y no ha aprovechado su situación ventajosa. Si a eso sumamos lo apuntado en el artículo anterior, las bajas notas del examen comparado con el resto de pruebas, la conclusión no puede ser otra que la relajación ha sido máxima y no os habéis preparado el examen con la suficiente antelación y durante el tiempo necesario.