lunes, 22 de agosto de 2011

SQL Workbench no es MySQL Workbench

En la búsqueda de clientes ligeros que, prácticamente, solo sirvan para lanzar consultas al servidor de base de datos —que no es poco—, que permitan conectarse a sistemas dispares —MySQL, PostgreSQL, Oracle, SQL Server…— y, sobre todo, que sean gratuitos, nos hemos encontrado con SQL Workbench/J. Como muy bien dicen en su página —deben estar hartos— no se debe confundir con MySQL Workbench, que es otra cosa y de otra casa, y del que hablaremos en otro momento. Todas sus características pueden consultarse en esa misma página.

De instalación, nada, descomprimir y darle al ejecutable —siempre y cuando tengamos la versión de Java Runtime adecuada en nuestro ordenador. Otra cosa ya es la primera pantalla, la que nos pide los primeros datos para una conexión. Hay que prepararse porque esto es Java y necesitamos el conector J. Lo bueno de este sistema es que el cliente nos vale para multitud de sistemas de bases de dato pero,puesto que trabajamos con MySQL, el sitio donde encontrar el que nos interesa es http://www.mysql.com/downloads/connector/j/. Debemos descargarlo y colocar el archivo .jar donde queramos,sin ir más lejos puede ser en la misma carpeta del SQL Workbench.

El diálogo crucial es el desplegable “driver”, donde elegiremos el de MySQL. Si no está instalado —lo más normal— nos pedirá que le especifiquemos donde está el conector J:“the library for the driver is not accessible. Do you want to edit the driver definition now?“. Diciéndole que yes podremos proporcionarle el dato del sitio del disco duro donde lo hemos puesto, cosa que haremos con el cuadro de texto “library“. Estas acciones nos devuelven a la pantalla de configuración del perfil o conexión donde debemos retocar la URL. En nuestro caso, debe quedar algo así como servidor:3306/basededatos.

Ya solo queda añadir la información de usuario y contraseña y conectarse. Lo que se haga después,ya depende de nuestros intereses. Lo del autocommit es opcional, pero hay que saber para qué sirve, claro. En cuanto le demos al Ok intentará conectarse.

Con su apariencia espartana, hace todo lo que se espera de un cliente cómodo. Se pueden escribir tantas órdenes como queramos, separadas por “punto y coma”, y ejecutarlas todas en secuencia, lo que nos abrirá, si no hay errores, tantas pestañas de resultados como sean necesarias. Permite hacer inserciones y modificaciones “a la vista”, esto es, sobre la propia tabla de resultado. Por supuesto, aunque hemos especificado una base de datos concreta en la cadena de conexión —la bd Ejemplo—, podemos cambiar de base de datos activa con use database.

Como detalles menores, la conexión exige identificación, es decir, necesita el nombre de usuario y la contraseña, no se puede generar una conexión genérica que solicite esos datos dinámicamente. También tiene dificultades con las fechas 0000-00-00 y conviene usar el date_format(fecha,formato), pero esto ya es cosa de una sesión de las prácticas.

Por lo demás, eso, un cliente ligero y perfecto para nuestras necesidades.